Homeopatia y estresEs una de las enfermedades de nuestro tiempo; el estrés se apodera de nosotros y en muchas ocasiones nos desborda ocasionando enfermedades muy graves, como son las cardiopatías o psíquicas. Otras muchas patologías relacionadas con el estrés son la alteración del sueño, irritabilidad, dificultad para concentrarse, nerviosismo, depresión, alteraciones digestivas, falta de apetito, fatiga, temblores, etc.

La homeopatía trata de atenuar los efectos del estrés a través de medicamentos naturales, que variarán dependiendo de la sintomatología, de tal forma que si nuestra dolencia es la alteración del sueño, nuestro homeópata nos proporcionará medicamentos específicos para este fin. Todos los tratamientos de la homeopatía son muy seguros y no producen dependencia, es decir podremos abandonar el tratamiento una vez que hayamos dejado atrás los síntomas sin que echemos de menos los medicamentos homeopáticos que tomábamos.
Otra de las ventajas de la homeopatía es que sus tratamientos no producen sueño y pueden extenderse con el tiempo durante tratamientos prolongados, siempre con la supervisión de un homeópata que nos marcará las pautas de nuestro camino hacia nuestra mejoría. Este tipo de medicina trata a sus pacientes de manera individual, de forma que dos personas que acudan con problemas de estrés en la consulta del homeópata no serán tratados con las mismas medicinas.

Los efectos secundarios de los medicamentos de la medicina alopática son generalmente numerosos y molestos, tal es el caso de los antihistamínicos que producen somnolencia; los medicamentos homeopáticos son de alta tolerancia pudiendo tomarse por períodos bastante más prolongados que los medicamentos habituales.

La homepatía es segura y efectiva en el tratamiento de pacientes con estrés; niños, mujeres embarazadas o en lactancia, ancianos, deportistas y adultos polimedicados.