Consejos sobre fitoterapia

Los tratamientos con plantas medicinales de acción suave posibilitan terapias seguras y menos agresivas que los tratamientos con medicinas tradicionales. Los preparados homeopáticos a base de plantas medicinales y sustancias naturales nos ayudan a aliviar los síntomas de una infinidad de enfermedades. Es por ello, que la fitoterapia es una práctica cada vez más extendida, siendo un medio de curación muy eficaz para fortalecer órganos vitales y de esta manera prevenir enfermedades.

El éxito de estas llamadas ‘medicinas alternativas’ reside en los escasos efectos secundarios y el respaldo de los investigadores. Sin embargo, su nombre no le hace justicia puesto que la Fitoterapia no es sustitutiva de la medicina convencional, sino que más bien deben ser complementarias.

El mayor auge de estas ‘medicinas alternativas’ lo están sufriendo la Homeopatía y la Fitoterapia, pues se ha invertido fuertemente en ellas y el público las ha acogido con gran confianza. Sin embargo, la practica de la fitoterapia no es nueva puesto que llevan utilizandose desde la Antigüedad, siendo reconocida como la ciencia que emplea las plantas medicinales para prevenir, atenuar o curar determinados problemas de salud.

A lo largo de la Historia del hombre, éste ha ido reconociendo las especies beneficiosos para su salud y bienestar, y ha sido con el paso de los siglos que estos conocimientos se han ido perfeccionando pasando por etapas de mayor o menor aceptación por la sociedad. Hoy en día, la Homeopatía y la Fitoterapia han desarrollado formulaciones más cómodas para su utilización, siendo desarrolladas por expertos que conocen el grado de toxicidad y su correcta administración, que implica la utilización de las plantas de acción moderada con márgenes terapéuticos amplios para asegurar tratamientos seguros y menos agresivos que los medicamentos convencionales.