Chitosan y cromoEl complemento perfecto para los días en los que descansas de tu estricta dieta de adelgazamiento. Es importante dejar unos días libres de dietas para recuperarte emocionalmente y darte un dulce capricho, con ello conseguirás volver a tu dieta con ganas y sabiendo que después de un esfuerzo viene una gran recompensa (no más de unos días). Para estos días, caer en la tentación puede hacer que recuperes algunos kilos perdidos durante tu fase de adelgazamiento, por lo que es imprescindible que te ayudes de un complejo dual: chitosán y Cromo.

El chitosán es un producto que se obtiene de los crustáceos marinos, un derivado de la chitina; nuestro organismo no lo digiere ni lo absorbe, cuando llega al medio ácido de nuestro estómago captura los lípidos para eliminarlos después en la excreción. El chitosán consigue capturar cinco veces su peso en grasa, por lo que llega a reducir la absorción de grasa en un 15 – 20%.

El Cromo es un oligoelemento que podemos encontrar en cereales, carnes, leche, huevos y verduras; una de sus propiedades es la de ayudar a que los glúcidos (azúcares que ingerimos) se transformen en energía. De esta manera, no llegan a transformarse en grasa.

La acción conjunta del chitosán con el cromo consigue que se actúe, por un lado sobre la absorción de las grasas y por otro, sobre la transformación de los hidratos de carbono en energía no dejando que se convierta en grasa.