Plantas antioxidantesLos antioxidantes neutralizan el exceso de radicales libres para frenar los signos de envejecimiento. Éste se produce por oxidación inevitable como consecuencia de nuestra respiración; inhalamos moléculas inestables de oxígeno, o derivados perjudiciales que se conocen por radicales libres. La acción de los antioxidantes es la de retrasar el proceso de envejecimiento, su objetivo es luchar contra la degeneración que causan estos radicales. pero no sólo estamos expuestos a estas sustancias nocivas involuntariamente, puesto que nuestra mal alimentación y hábitos como el tabaco y el consumo de alcohol son también determinantes.

Si queremos mantenernos jóvenes y con una buena salud, es imprescindible que cuidemos nuestra alimentación, incorporando a nuestra dieta aquellos alimentos que contienen antioxidantes.

· Germen de trigo. Es uno de los alimentos más ricos en Vitamina E, uno de los antioxidantes naturales más fuertes y más activos. No en vano, la vitamina E es llamada la vitamina de la belleza. Podemos tomar germen de trigo espolvoreado en yogures, junto con cereales en el desayuno o en cápsulas a modo de complemento alimenticio.

· Té verde. La sinensis es reconocido por ser una de las fuentes más ricas en polifenoles, de gran importancia antioxidante. El té verde se toma en infusión, pudiendo añadir limón y menta, o bien en cápsulas.

· Vid Roja. La uva de la vid roja contiene gran cantidad de resveratrol, una molécula con importantes propiedades antioxidantes. Los últimos estudios señalan que esta sustancia, el resveratrol, activa ciertos ‘genes reguladores’ que hacen que nuestras células se conserven jóvenes durante más tiempo. Puedes tomarla en cápsulas, a razón de una al día (consulta con tu especialista).

Además, el zinc y el selenio son minerales antioxidantes indispensables para mantener una piel joven y elástica. Su carencia en el organismo acelera los efectos del envejecimiento.